Este trabajo que presento es el resultado de muchos, muchos años de observaciones y trabajo con niños llevados a cabo por Bernard Aucouturier.

Esta práctica está basada en el placer, y el medio que utilizamos para ayudar al niño es el juego, algo que es indisoluble al propio niño.  En un entorno de placer, de disfrute. Y esta unión del juego con placer permite tanto, favorecer su desarrollo psicológico en la Práctica Educativa, como facilitarle una herramienta de cambio a esas personitas con dificultades afectivas, cognitivas y motorices, en la Práctica Terapéutica.

La psicomotricidad hace referencia a la maduración psicológica del niño en un periodo en el que la sensorio-motricidad es la base de la formación de los procesos psíquicos.

“La psicomotricidad hace referencia a la maduración psicológica del niño en un periodo en el que la sensorio-motricidad es la base de la formación de los procesos psíquicos.”

Y esto… ¿qué significa? El desarrollo y formación del psiquismo del niño, engloba no sólo la formación del pensamiento (la parte cognitiva), sino también la creación de su personalidad, sus emociones; en definitiva, la formación, creación y desarrollo de su SER. Pues bien, en esta etapa, que va de los a los 0 a los 6-7 años, la sensoriomotricidad es fundamental porque es la base de toda formación, de todo ser humano.

Por tanto, la acción vivida en un entorno de placer facilita el desarrollo madurativo del niño.

Si quieres saber más cosas sobre la Práctica Psicomotriz quizás te interese seguir leyendo.